Blogia
Boehmiano. En pos de la sabiduría, como arte de vivir

Máximas y pensamientos filosóficos

   Ofrezco al amable lector y visitante estas frases recopiladas con tiempo y con mimo. Algunas, muy simples y conocidas, las utilizaba en mis clases. Más tarde comprobé cómo mis jóvenes alumnos gustaban de las máximas.

   Los versículos de oro pitagóricos, las máximas extremo-orientales, Séneca, Schopenhauer o los clásicos castellanos... Tantos y tantos veneros de sabiduría culta y popular.

   Es inevitable, en mí, seguir recopilando al curso de las lecturas. Quizás en el futuro ampliemos esta colección que ya a todos os pertenece.

 

1. Las cosas bellas son difíciles (Platón).

2. Ser consiste en ser percibido (Berkeley).

3. El alma es, en cierta manera, todas las cosas (Aristóteles).

4. ¿No es acaso todo ver una herida de la luz? (María Zambrano).

5. El tiempo no existe sin el alma (Aristóteles).

6. Al hombre no le perturban las cosas, sino sus imaginaciones acerca de las cosas (Epícteto).

7. Los que hablan no saben; los que saben no hablan (Lao-Tsé).

8. Yo soy yo y mi circunstancia (Ortega y Gasset).

9. Ver o no ver, esa es la cuestión (Anónimo).

10. Nosotros ponemos en todo lo que hacemos el pensamiento de todo lo que amamos (J. R. R. Tolkien).

 

11. El amor ve al otro como uno (María Zambrano).

12. Conócete a ti mismo (Sócrates).

13. Dios es armonía de contrarios, coincidencia de opuestos (Nicolás de Cusa).

14. La eternidad es la ausencia del tiempo, la supresión del tiempo (Anónimo).

15. Cuando el amante está junto al amado, allí se descansa (Leonardo da Vinci).

16. ¿No es acaso la ternura el germen de una sonrisa que da el fruto de una lágrima? (Ortega).

17. El amanecer es siempre para el hombre una esperanza (Tolkien).

18. Hay que dormirse arriba, en la luz; conviene estar despierto abajo, en la oscuridad (María  Zambrano).

19. Párate... y verás (Anónimo).

20. La vida es sueño (Calderón y tantos otros).

 

21. Sólo si eres tú mismo, tu puro tú mismo, puedes ver las cosas como son (R. Pánikkar).

22. El fundamento de la vida es la inconsciencia; si el corazón pudiese pensar, se pararía (F.Pessoa).

23. De lo que no se puede hablar, mejor es callar (L. Wittgenstein).

24. El amor mueve el sol y las demás estrellas (Dante).

25. Los que buscan oro cavan mucho, encuentran poco (Heráclito).

26. Quienes afirman conocer a Dios no le conocen. Los que aseguran no conocerle le conocen (Chuang-Tsé, el Vedanta, etc.).

27. Sabemos y experimentamos que somos eternos ( Spinoza).

28. No conocemos las esencias de las cosas (Tomás de Aquino).

29. Tuve que dejar a un lado el saber para abrir camino a la fe (Kant).

30. De alguna manera es cierto que Dios no ve, no conoce, el Mal (Anónimo).

 

31. No vayas fuera, busca dentro de ti. En el hombre interior habita la verdad. Y si encontraras mutable a tu propia naturaleza, trasciéndete también a ti mismo (S. Agustín de Hipona).                    

32. Los filósofos desean conocer muchas cosas, pero la sabiduría no consiste en la erudición  (Heráclito de Efeso).

33. ¿De qué le vale al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma? (Jesús de Nazaret).

34. El alma, la psique, es mediadora entre el cuerpo y el espíritu. Los tres constituyen al ser humano (Anónimo, verdad tradicional).

35. La cara es el espejo del alma (Refranero).

36. Lo interior también puede ser conocido por medio de lo exterior. Pero es lo interno quien conoce (Anónimo).

37. Despacito y buena letra, que el hacer las cosas bien importa más que el hacerlas (Antonio Machado).       

38. Sólo se pierde lo que se guarda, sólo se gana lo que se da (Antonio Machado).

39. La verdad sólo tiene un nombre, caminos mil (Anónimo).

40. Sólo a través del Desierto puede alcanzarse la Tierra prometida (Anónimo).

 

41. Las personas, de ordinario, decimos lo que sabemos, pero no sabemos lo que decimos (Juan Saravia).

42. Lo que está arriba es como lo que está abajo, aunque reflejado de modo inverso (Hermetismo tradicional. Tabla de Esmeralda).

43. La verdad es lo que es y sigue siendo verdad aunque se piense al revés (A. Machado).

44. En mucha sabiduría hay aflicción. El que aumenta sus conocimientos aumenta sus   padecimientos (Libros sapienciales de la Biblia, Psalmos).

45. El que ama se engendra a sí mismo a cada instante (María Zambrano).     

46. Aquel que quiebra algo para averiguar qué es, ha abandonado el camino de la sabiduría (Tolkien).

47. Arte es poner en práctica un conocimiento mediante una acción (René Daumal).

48. La música es una metafísica que se ha vuelto sensible (A. Schopenhauer).

49. Todo conocimiento verdadero culmina en delirio (José Lezama Lima).

50. Cuando amanece, ahí está el misterio (René Daumal).

 

51. La música es el alma de la geometría (Paul Claudel).

52. Pregunté a un niño que iba con una vela: “¿De dónde viene esa luz?” Al instante la apagó: “Dime adónde ha ido -respondió- y te diré de dónde vino” (Hasán de Basra).

53. Si desprecias el lugar donde vives, el lugar donde vayas te despreciará (Proverbio Tuareg).

54. Hay quien cruza el bosque y no ve leña para el fuego (León Tolstoi).

55. Mi corazón se ha hecho capaz de aceptar todas las formas: es pasto para gacelas y convento para los monjes cristianos, templo para los ídolos y Ka’aba para el peregrino; las tablas de la Ley mosaica y el Corán de los fieles. Amor es mi credo y mi fe (Ibn Arabí).

56. Una vida sin búsqueda no es digna de ser vivida (Sócrates).

57. La inteligencia es la que ve, la inteligencia es la que oye y todo lo demás es sordo y ciego (Epicarmo).

58. Las cosas visibles son un vislumbre de lo invisible (Anaxágoras).

59. Nos ordena conocer el alma aquel que nos advierte: “conócete a ti mismo” (Sócrates).

60. Quien sea capaz de ver la totalidad es filósofo, quien no, no (Platón).

 

61. Hay dos cosas que llenan el ánimo de una admiración y una reverencia siempre nuevas y crecientes, cuanto más a menudo y más prolongadamente el pensamiento se detiene en ellas: el cielo estrellado por encima de mí y la ley moral que hay en mí” (Kant).

62. La cosa más difícil de todas es alcanzar la invisible medida de la sabiduría, la única que encierra en sí los límites de todas las cosas (Solón).

63. Dondequiera que hay vida hay alma y dondequiera que hay alma hay mente (Pico della Mirandola).

64. Nada hay en el mundo que carezca de vida (Pico della Mirandola).

65. Nada hay en el Universo posible de muerte o de corrupción. Consecuencia: en todas partes hay vida, en todas partes hay providencia, en todas partes hay inmortalidad (Pico).

66. El alma está en el cuerpo, la mente en el alma, en la mente el verbo y de todo es padre Dios (Pico della Mirandola).

67. Hombre, hazte esencial, pues cuando todo se acabe el mundo perecerá y la esencia subsistirá  (Angelus Silesius).

68. El Paraíso está donde está Dios. Mantente, pues, junto a Dios y el Paraíso estará donde tú estés (Frithjof Schuon).

69. Nuestro deber en la vida práctica consiste en partir de cada bien particular para conseguir que el bien general llegue a ser el bien de cada uno (Aristóteles).

70. El más insignificante conocimiento que uno puede lograr sobre las cosas más elevadas y sublimes es más digno de ser deseado que el saber más cierto de las cosas inferiores (Sto. Tomás de Aquino).

 

71. La filosofía es aquella concentración mediante la cual el hombre llega a ser él mismo, al hacerse partícipe de la realidad (Karl Jaspers).

72. La filosofía responde a la necesidad de formarnos una concepción unitaria y total del mundo y de la vida (Miguel de Unamuno).

73. El optimista proclama que vivimos en el mejor de los mundos; el pesimista teme que sea verdad (James Branch Cabell).

74. El hombre prudente sabe prevenir el mal en modo de evitarlo; el hombre de coraje lo soporta sin lamentarse cuando llega (Pítaco).

75. A la naturaleza se la manda sólo obedeciéndola (Francis Bacon).

76. Es mejor agitarse en la duda que reposar en el error (Alejandro Manzoni).

77. En el cuidado de las almas es necesario: una taza de ciencia, un barril de prudencia y un océano de paciencia (S. Francisco de Sales).

78. Reprende al amigo en secreto y alábalo en público (Leonardo da Vinci).

79. Quien no ha hecho nada no sabe nada (Thomas Carlile).

80. La oración es en la religión lo que el pensamiento en la filosofía (Novalis).

 

81. El secreto de la felicidad no es hacer siempre aquello que se quiere, sino querer siempre aquello que se hace (Lev N. Tolstoi).

82. No hay caminos para la paz, la paz es el camino (Anónimo).

83. Sólo falta el tiempo a quien no sabe aprovecharlo (Gaspar Melchor Jovellanos).

84. La ignorancia es la madre de todos los males (Anónimo. Filosofía tradicional hindú).

85. El mundo es un bello libro, pero poco sirve a quien no sabe leer (Carlo Goldoni).

86. Es una gran virtud estimar a todos mejores que nosotros (Santa Teresa de Jesús).

87. Busqué a Dios y no lo encontré, me busqué a mí mismo y no me hallé; busqué al prójimo y se me presentaron los tres (Anónimo).

88. La medida del amor es amar sin medida (Santa Teresa).

89. Si quieres cerrar la puerta a todos los errores, corres el peligro de dejar fuera la verdad (Anónimo. Tagore).

90. No digas todo lo que sepas, lo importante es que sepas todo lo que dices (Anónimo).

 

91. En la desventura la única salvación del hombre es la esperanza (Menandro).

92. Ninguna jornada es demasiado larga para quien tiene cosas que hacer (Séneca).

93. Con la concordia prosperan incluso las cosas pequeñas, con la discordia van a la ruina hasta las más grandes (C. Salustio)

94. Todo aquel que hace bien a otro se hace bien a sí mismo (Séneca).

95. Equivocarse es propio de cada hombre, pero es sólo de necios perseverar en el error (Cicerón).

96. Cuando el silencio habla, la vida se transforma (Anónimo).

97. Cuando el ojo no está bloqueado, el resultado es la visión; cuando la mente no está bloqueada, el resultado es la sabiduría; y cuando el espíritu no está bloqueado, el resultado es el amor (proverbio chino).

98. Cuando decimos que algo no es verdad, a menudo lo que queremos decir es que no nos gusta (Anthony de Mello).

99. La paciencia es superior a la fuerza: muchas cosas que no se podrían conquistar de un solo golpe, se consiguen haciéndolas poco a poco (Plutarco).

100. Más aprovecha una reprensión al sensato que cien golpes al necio (Proverbios, 17, 10).

 

101. Una palabra dulce multiplica los amigos; que sean muchos tus amigos, pero uno entre mil tu consejero (Sirácida, 6, 5).

102. Una alegría compartida se transforma en doble alegría; una pena compartida, en media pena (proverbio sueco).

103. En dar está el recibir (Anónimo).

104. Vivir para los demás no es sólo la ley del deber, es también la ley de la felicidad (A. Comte).

105. Cuanto más se tiene más se desea, y en vez de llenar, abrimos un vacío (S. Marden).

106. La fe es garantía de lo que se espera y prueba de las realidades que no se ven (S. Pablo).

107. Conócete, acéptate, supérate (S. Agustín).

108. Es difícil ser bueno y fuerte a la vez. Y, por lo común, cuánto más fuerte se es menos razón se tiene (Enrique Tierno Galván). 

109. La poesía es el eco de la melodía del universo en el corazón de los humanos (Tagore).

110. La paciencia es amarga, pero sus frutos son dulces (Rousseau. Proverbio persa).

 

111. La dificultad con que nos encontramos para alcanzar nuestra meta es el sendero más corto para llegar a ella (Khalil Gibran).

112. Los hombres más eruditos no son precisamente los más sabios (Geoffrey Chaucer).

113. La belleza es ese misterio hermoso que no descifran ni la psicología ni la retórica (Borges).

114. La poesía es una mezcla de sentido común, que no todos tienen, con un sentido nada común, que muy pocos tienen (John Masefield).

115. La libertad existe tan sólo en la tierra de los sueños (J. Ch. Friedrich).

116. La primera virtud es frenar la lengua, y es casi un dios quien teniendo razón sabe callarse (Catón).

117. Mezcla a tu prudencia un gramo de locura (Horacio).

118. No podemos matar el tiempo sin herir la eternidad (Henry Thoreau).

119. No hay ningún viento favorable para el que no sabe a qué puerto se dirige (Schopenhauer).

120. Nada pesará sobre el corazón si sabemos ponerle alas. Entonces él sólo nos alzará sobre todas las penas del mundo (Jacinto Benavente).

 

121. Odiar es un despilfarro del corazón, y el corazón es nuestro mayor tesoro (Noel Clarasó).

122. Que tu alimento sea tu única medicina (Hipócrates).

123. Saber que se sabe lo que se sabe y saber que no se sabe lo que no se sabe: sabiduría (Alphonse Karr).

124. Si tienes mucho, da mucho; si tienes poco, da poco; pero da siempre (Libro de Tobías).

125. Sólo los artistas y los niños ven la vida tal como es (Hugo von Hofmannsthal).

126. Sabemos lo que somos, pero no lo que podemos ser (Shakespeare).

127. Todo puede nacer, aquí abajo, de una manera infinita (Paul Valery).

128. Dios es como un bailarín; la creación es su danza (Anónimo hindú).

129. Cada porción de la materia puede ser concebida como un jardín lleno de plantas y como un estanque lleno de peces. Pero cada rama de una planta, cada miembro de un animal, cada gota de sus humores, es todavía un jardín o un estanque (Leibniz).

130. El camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría (William Blake).

 

131. La necesidad más urgente de nuestro mundo es la gratuidad (René Habachi).

132. En realidad, el sentido mismo del desarrollo espiritual consiste en servir a los demás. El propósito de la vida es servir y ayudar a los demás (Tensin Giatso, XIV Dalai Lama).

133. Desde el punto de vista budista, tú existes hasta el fin del universo... De manera que, en tanto en cuanto exista el ser humano, yo también existiré para servir. Y esa actitud te trae automáticamente la paz, al margen de las tribulaciones y complicaciones de tu vida (Tensin Giatso, XIV Dalai Lama).

134. Cuando se trata de las cosas de Dios, es grande ciencia saber confesar la propia ignorancia (S. Cirilo de Jerusalén).

135. Busquemos como quien ha de encontrar, y encontremos como quien ha de seguir buscando, porque cuando el hombre acaba, entonces la verdad comienza (S. Agustín de Hipona).

136. El trabajo del hombre consiste en disponer constantemente su corazón liberando su voluntad de deseos extraños; su razón, de ansiedades; su memoria, de cuidados inútiles (Guillermo de Saint-Thierry).

137. El secreto de la paz interior es el desapego (Thomas Merton).

138. La penetración en la esencia de las cosas, a través de la luz, constituye el último fin de la serenidad (Charles Morgan).

139. No te creas más, ni menos, ni igual que otro cualquiera, que no somos los hombres cantidades. Cada cual es único e insustituible; en serlo a conciencia, pon tu principal empeño (Unamuno).

140. Hay algo que será eternamente hermético e imposible para las palabras (Valle-Inclán).

 

141. Aprender sin pensar es fatal, pero es igual de fatal pensar sin aprender (Confucio).

142. No mires a lo lejos descuidando lo que tienes cerca (Eurípides).

143. Soporta y resiste; ese esfuerzo te será útil un día (Ovidio).

143. Los juicios que hacemos sobre los demás dicen lo que somos nosotros mismos (Arturo Graf).

144. Confiad en los que se esfuerzan por ser amados; dudad de los que sólo procuran parecer amables (G. Leopardi).

145. En las grandes adversidades toda alma noble aprende a conocerse mejor (F. Schiller).

146. La esclavitud más denigrante es la de ser esclavo de uno mismo (Séneca).

147. Faltan palabras a la lengua para los sentimientos del alma (Fray Luis de León).

148. Durante cierto tiempo puede uno estar alegre interiormente, pero a la larga la alegría deben compartirla dos (H. Ibsen).

149. Si quieres hallar en cualquier parte amistad, dulzura y poesía, llévalas contigo (G. Duhamel).

150. No hay placer comparable al de encontrar un viejo amigo excepto el de lograr uno nuevo (R. Kipling).

 

151. Querer las mismas cosas y no querer las mismas cosas está en el fondo de la verdadera amistad (Salustio).

152. Aceptemos que el amor tenga espinas: es una flor. Pero, ¿y la amistad? Apenas, si es verdadera (P.J. Toulet).

153. El amor es como un río. ¡A medida que es más grande, va metiendo menos ruido! (Francisco Villaespesa).

154. Amar es vivir con el corazón, es decir, con la parte más viva y más consoladora de nuestro ser (J.B. Lacordaire).

155. El ruido no hace bien; el bien no hace ruido (S. Vicente de Paúl).

156. No conozco ningún otro signo de superioridad que la bondad (Ludwig van Beethoven).

157. La recompensa de una buena acción es haberla hecho (Séneca).

158. Cuanto más extendemos nuestros conocimientos más nos damos cuenta de su limitación (G.K. Chesterton).

159. Cada vez que perdemos ánimo perdemos muchos días de nuestra vida (Maurice Maeterlinck).

160. No hay en el mundo peor bancarrota que la del hombre que ha perdido su entusiasmo (Eugenio Dors).

 

161. Sólo se ve bien con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos (Saint-Exupery).

162. La recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa (Gandhi).

163. Más se estima lo que con más trabajo se gana (Aristóteles).

164. En el corazón de todos los inviernos vive una primavera palpitante (K. Gibran).

165. No es hacer lo que nos gusta, sino que nos guste lo que hacemos, lo que convierte la vida en una bendición (Goethe).

166. La fortuna y la gloria pueden aumentar la felicidad, pero no pueden crearla. Sólo los afectos la dan (André Maurois).

167. La felicidad no consiste en hacer siempre lo que se quiere, sino en querer siempre lo que se hace (Tolstoi).

168. Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa en ella es maravillosa (G.K. Chesterton).

169. La paciencia comienza con lágrimas y, al fin, sonríe (Raimundo Lulio).

170. Las palabras van al corazón cuando han salido del corazón (R. Tagore).

 

171. La reflexión calma y tranquila desenreda muchos nudos (Anónimo).

172. Para darse por satisfecho con lo sencillo se necesita un alma grande (Arturo Graf).

173. Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardármela para mí sin comunicarla, no la querría (Séneca).

174. La semilla de la verdad puede tardar en florecer, pero al final florece, pase lo que pase (Gregorio Marañón).

175. La vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante (S. Kierkegaard).

176. Consuélate de soportar las injusticias: la verdadera desgracia consiste en cometerlas (Pitágoras).

178. Disfruta de las pequeñas cosas, porque tal vez un día vuelvas la vista atrás y te des cuenta de que eran grandes y maravillosas (Anónimo).

179. Reirse de todo es propio de tontos, no reirse de nada lo es de estúpidos (Erasmo de Rotterdam).

180. Evita, por encima de cualquier circunstancia, la tristeza; que tu alegría no sea fruto de las circunstancias favorables, sino fruto de ti mismo (Periandro).

 

181. La sabiduría se preocupa de ser lenta en sus discursos y diligente en sus acciones (Confucio).

182. La naturaleza es la mejor maestra de la verdad (San Ambrosio).

183. Obrar es fácil, pensar es difícil. Obrar según se piensa es aún más difícil (Goethe).

184. Las palabras son como las hojas. Cuando abundan, poco fruto hay entre ellas (Alexander Pope).

185. Hay una pasión superior a todas y es la satisfacción interior por el bien que hacemos a los otros (R. Descartes).

186. Prefiero molestar con la verdad que complacer con adulaciones (Séneca).

187. Apresurémonos en alegrar el corazón de nuestros compañeros durante la corta travesía de la vida (Amiel).

188. Buscas la alegría en torno a ti y en el mundo. ¿No sabes que sólo nace en el fondo del corazón? (R. Tagore).

189. La amistad es un alma que habita en dos cuerpos, un corazón que habita en dos almas (Aristóteles).

190. El amor no tiene cura, pero es la única medicina para todos los males (Leonard Cohen).

 

191. El hombre que cultiva la bondad, jamás piensa en hacer mal a nadie (Cicerón).

192. Una mente clara siempre está abierta a la comprensión (Oscar Wilde).

193. Cualesquiera que hayan sido nuestros logros, alguien nos ayudó siempre a alcanzarlos (Althea Gibson).

194. El amor es la poesía de los sentidos (H. de Balzac).

195. El furor de la intolerancia es el más loco y peligroso de los vicios, porque se disfraza con la apariencia de la virtud (Robert Southley).

196. La verdadera libertad del hombre consiste en que halle el camino recto y en que ande por él sin vacilaciones (Thomas Carlyle).

197. Si dicen mal de ti con fundamento, corrígete; de lo contrario, échate a reír (Epícteto).

198. Es propio de hombres de cabezas medianas embestir contra todo aquello que no les cabe en la cabeza (Antonio Machado).

199. El trabajo del pensamiento se parece a la perforación de un pozo: el agua es turbia al principio, mas luego se clarifica (Proverbio chino).

200. Ama y haz lo que quieras (S. Agustín).

 

201. Existe algo tan inevitable como la muerte: la vida (Ch. Chaplin).

202. De todas las cualidades del alma la más eminente es la sabiduría y la más útil la prudencia (Jean J. Barthélemy).

203. Cuando la vida pesa y no se escuchan canciones durante la noche, el único alivio es creer y confiar en el amor. Entonces, aun en las peores circunstancias, todo se vuelve más liviano y algunas melodías surgen de la oscuridad; porque estamos amando y confiando en ese amor (Khalil Gibran).

204. Al que no tiene sepultura lo cubre el cielo y por todas partes hay caminos que conducen hasta los dioses (Lucano).

205. La política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar los remedios equivocados (Groucho Marx).

206. La naturaleza no hace nada en vano ni nada superfluo y en todas sus operaciones sigue el camino más cómodo (Aristóteles).

207. El lenguaje no pertenece a la lengua, sino al corazón. La lengua es sólo el instrumento con el que se habla. Quien es mudo es mudo en el corazón, no en la lengua (…). Déjame oírte hablar y te diré cómo es tu corazón (Paracelso).

208. La guerra es siempre una derrota de la humanidad (Juan Pablo II).

209. La tolerancia hacia quienes disienten de los demás en cuestión de religión resulta tan coincidente con el Evangelio y con la razón, que es monstruoso que haya hombres ciegos ante tanta luz (un teólogo).

210. Dios da suficiente oscuridad al que quiere ver y suficiente claridad al que no quiere ver (Anónimo).

 

211. La persona dichosa es la que engendra lo que mira (Eliseo Diego).

212. Aquel que verdaderamente ama, ni cansa, ni se cansa (S. Juan de la Cruz).

213. Cuando tú quieres pensar en Dios es preciso que te representes una oscuridad que no es tal, una oscuridad que es como una Nada (Jacob Boehme). Oscuridad de donde nace la Luz.

214. El amor es más grande que Dios (Jacob Boehme).

215. Aquel para el que el tiempo es como la eternidad y la eternidad como el tiempo, está liberado de todo combate (Jacob Boehme).

216. No hay verdadera filosofía que no alcance su perfección en una metafísica de éxtasis, ni experiencia mística que no exija una preparación filosófica seria (Sohrawardî).

217. Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo (Wittgenstein).

218. Apenas se roza la periferia del ser, se hace ya sentir la presencia del misterio (E. Gilson).

219. Hay gentes tan llenas de sentido común, que no les queda el más pequeño rincón para el sentido propio (Miguel de Unamuno).

220. Vivimos en la corteza de la realidad y raramente alcanzamos su núcleo… Ningún hecho acontecido en el mundo permanece aislado de su contexto universal (Zohar o Libro del Esplendor).

 

221. El misterio no está lejos de nosotros, sino que nos envuelve, pues el mundo no subsiste sino por el secreto (Zohar o Libro del Esplendor).

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Boehmiano -

Amigo Joaquín: Muchas gracias por su comentario. Lo encuentro precioso en su sencillez. Si, cuando damos un intermitente en una redonda, lo hacemos para ayudar y somos conscientes, se trata de una estupenda oportunidad. Todo cruce, paso o umbral lo es igualmente... Se trata siempre de ayudar a esa atención que nos lleva a nuestro centro y que siempre irradia hacia los otros.
Un cordial saludo,
Boehmiano

Joaquin Gorreta -

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin 55 años

Boehmiano -

¡Gracias, Hiniare! Siempre estás ahí, atenta.

Bueno, quién sabe, con el tiempo llegaremos a los 365. Es sólo cuestión de constancia y paciencia.
Algunos pensamientos son muy sencillos, pues pensaba en mis alumnos de bachillerato. Siempre había alguno que les gustaba especialmente.
Yo visito tu blog regularmente y me encanta, aunque a veces no pueda comentar.

¡Lo mejor para este año!
B.

hiniare -

uf! qué colección! Si hubieras llegado a 365 nos podríamos hacer uno de esos calendarios con frases para cada día del año.

Es genial volver a leerte, buen año y nos vemos por aquí,
h.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres